En verano revisa con frecuencia la presión de tus neumáticos.

Llega el verano, y en muchas ocasiones en estas fechas realizamos desplazamientos muy frecuentes con nuestro vehículo. Por ese motivo ahora es mas que importante controlar con cierta frecuencia la presión de nuestros neumáticos. Tras el salto te mostramos todos los consejos que debes tener en cuenta para prevenir posibles problemas derivados del exceso o la falta de presión en las ruedas de tu vehículo.

No olvides la rueda de repuesto.

A veces, por dejadez o por prisas no revisamos la presión de nuestros neumáticos con la suficiente frecuencia. Se deben comprobar como mínimo una vez al mes, y siempre con los neumáticos fríos. Si por necesidad la presión se mide con los neumáticos en caliente se deben añadir 0,3 bar (1bar equivale aproximadamente a 1kg/cm2) a la presión recomendada por el fabricante del vehículo.

 

Accediendo a este enlace puedes comprobar cuales son las presiones recomendadas para tu coche. Debes ir seleccionando las distintas opciones hasta llegar a tu modelo concreto.

Tabla de presiónes de neumáticos por marcas y modelos.

Al mantener la presión de nuestros neumáticos con la presión correcta reducirás los gastos de mantenimiento. Con baja presión sufrirán más desgaste a ambos lados de la banda de rodadura, con alta presión, el desgaste prematuro será en el centro de la banda de rodadura. También se verá afectado el agarre con el pavimento, así como un aumento de la temperatura si la presión es baja.

Se verá afectado el consumo.

Notarás un aumento en el consumo de combustible si la presión está por debajo de la recomendada y por relación directa las emisiones de gases contaminantes también aumentarán.

Las causas a vigilar en cuanto al mantenimiento de la presión son:

  • Válvula en mal estado. -Las válvulas se deben sustituir SIEMPRE que se sustituya la cubierta de la rueda-
  • Pinchazo.
  • Tapón de la válvula. -Son mas importantes de lo que pensamos. Previenen pequeñas fugas y protegen la válvula de la intemperie-
  • Mala estanqueidad con la llanta. -Un bordillazo puede ser el causante de ir perdiendo presión poco a poco-

 

 

Existe la convicción de que un neumático inflado con nitrógeno es menos propenso a perdidas. Es una verdad a medias, ya que las moléculas de nitrógeno son mas grandes que las de oxígeno, pero ¿como de grande o de pequeña debe ser una molécula para prevenir fugas? No debemos olvidar que cuando inflamos con aire no solo estamos introduciendo oxígeno, si no más gases que se encuentran en nuestra atmósfera. Si aún así tienes neumáticos inflados con nitrógeno, puedes introducir aire normal sin problemas.

Una muy buena opción para vigilar las presiones de nuestras ruedas es adquirir un manómetro portátil. Esos dispositivos ofrecen una lectura real e instantánea, son pequeños y fáciles de llevar en el vehículo. Son muy útiles cuando nos encontramos en zonas rurales en las cuales las gasolineras pueden estar bastante alejadas las unas de las otras.

Este manómetro portátil que te mostramos en el enlace es muy buena elección, ya que en estos momentos tiene un importante descuento.

Es capaz de mostrar la presión en cuatro unidades distintas (PSI, BAR, KPA y KG/CM2). Digital, lo cual mostrará una medida precisa, pantalla retroiluminada ideal para ambientes donde haya poca luz. Tiene apagado automático a los 30 segundos, y baterías de larga duración.

Desde el enlace que hay a continuación puedes darte de alta gratis un mes de prueba en Amazon Prime, con lo que el envío te saldrá gratis. Un mes gratis de Amazon Prime.

Ya no tienes excusa tras todos estos consejos. Recuerda revisar tus neumáticos con frecuencia y evita sustos.

 

Autor entrada: admin